Por: SentiLecto

España se ha resfriado, y es mal asunto un resfriado en estos tiempos donde el equipo trata de establecer un vínculo con la hinchada. El interés que ha podido despertar la primera media hora en contra de Portugal ha quedado diluido porque el equipo de Luis Enrique ha estado despistado, apagado ante un adversario que le ha resultado indescifrable desde el minuto uno, que le evitó tener el balón y no sólo tener el balón, sino también correr. No ha sabido España cómo meterle mano a Suiza y sólo un gol tras un error maleducado del oponente le permite ganar. Que sí, que ganar no es poca cosa, pero en el estado de desatención que tiene el equipo nacional hoy, ganar no basta. [1-0: Narración y estadística] Suiza, que es un buen equipo porque defiende estupendamente bien y ataca por la vía rápida, es un buen equipo. Un buen equipo observado desde la perspectiva menos purista del fútbol, esa que defiende la igualdad de los senderos, sean una autopista de cinco carriles o un camino rocoso. Suiza es un buen equipo porque aprieta de una manera admirable y porque termina ahogando a una selección, la de España, con muchos más argumentos técnicos que ella. Suiza es un equipo pegajoso que, en el primer contraataque que ha sido capaz de montar, le ha hecho un lío a todo el equipo de España al que sólo De Gea, con una mano impresionante, ha podido poner freno.

España envuelta fue observado, pues, en un equipo pegajoso desde el primer minuto. Incapaz de librarse de un adversario que era puro velcro, fue otra presión, la suya propia, la que le ha dado la opción de ponerse por delante en el marcador, algo que de otra manera no hubiese sido capaz de lograr. Suiza, cuyo 5-3-2 comunicaba un bus en Valdebebas, ha querido en cambio salir con el balón en los pies desde su arquero, y eso, si no se tiene un alto nivel técnico, es poco menos que un suicidio. Hace 1 día, así sucedió, que una pelota de su arquero se tropezó con un resbalón inoportuno y un asalto de Merino que ha aprovechado, de ‘ cazagoles ‘, Oyarzabal el delantero centro de la selección. Falso o no, ha sido el nueve.

Ha sido un sosiego para España el gol, que ha encontrado en esa ventaja la única buena noticia de una noche por lo demás incomodísima. Por el adversario, pero también por el viento y el frío, y por la ausencia de público, y por la ausencia también de pedigrí en la competición, y por contabilizar ausencias tiene que contabilizar también la de Ansu Fati, que apenas pudo entrar en contacto con el balón. El jugador del Barça ha sido uno de los nueve cambios que ha metido el entrenador respecto al miércoles. Sólo ha mantenido a Busquets y a Dani Olmo, por quien parece sentir una preferencia especial, pues juega todo lo que puede.

Anssumane Fati Vieira, conocido como Ansu Fati, es un futbolista bisauguineano nacionalizado español.

La primera parte falleció así, con frío y con un gol de ventaja tras un fallo. España aprieta mucho a sus adversarios, y se mueve mucho, pero le ha costado un miedo encontrar el sendero del gol. Ha parecido tenerlo mejor en el arranque del segundo tiempo, cuando ahora sí, Fati ha encarado a un central y Oyarzabal no ha llegado a un centro de Navas de puro milagro. En realidad, tras el descanso ha sido Suiza quien presionó el acelerador y ha puesto a España en bretes.

Es Suiza el clásico equipo que, sin muchas alusiones para el gran público, España puede ser encontrado en cualquier etapa de grupos de un gran campeonato y sudar tinta para ganar. Sin ir más lejos, que es bastante lejos, el Mundial 2010 comenzó en contra de Suiza, pero la tipología es lo que cuenta: grupos trabajados, esforzados, sudorosos y capaces de amargar la sesión a cualquiera.

Los cambios no modificaron nada. Se ha marchado Ansu Fati, desconocido -tal vez lo normal sean partidos discretos a su edad- e ingresó Adama, la gran atracción. Salvo dos o tres arrancadas nada más salir, tampoco se le observó. España se ha ido diluyendo y Suiza, paulatinamente, se ha hecho con el partido. Se comenzó a jugar mucho más cerca de De Gea que de Sommer, y los alaridos de Luis Enrique a falta de un cuarto de hora -«¡no hay apuro, no hay apuro!»- han sido muy reveladores de cómo andaban las cosas.

Un triste amistoso ibérico. Sin goles, sin fuste, con la humillación de que ni siquiera tenía que dilucidar nada, salvo el escaso respeto ante tan poco público. Inclusive con el síndrome de que lo partidos, cada vez más, carecen de significación alguna.Luis Enrique nos ha birlado la presentación de Ansu Fati. ¿Por qué? Imposible de distinguir. Porque lo quería cuidar ante Suiza y Ucrania. Porque teme que el Pelé de España sufra con el ángel nacional. No se comprende. A Luis Enrique le puede su egolatrismo y no v

Adama es una ciudad etíope, capital de la Región de Oromía.

Fuente: El Mundo

Sentiment score: NEUTRAL

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>España se resfría en la noche de Madrid
>>>>>Luis Enrique nos birla el show Ansu Fati – October 07, 2020 (EntretenimientoBit)
>>>>>>>>>Luis Enrique: «Juegue o no Ronaldo el objetivo no cambia: ser mejor bloque» – October 06, 2020 (EuropaPress)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 Suiza 180 210 ORGANIZATION 18 Suiza: 13, (tacit) él/ella (referent: Suiza): 5
2 España 0 30 ORGANIZATION 11 España: 7, España envuelta: 1, (tacit) él/ella (referent: España): 3
3 equipo 240 0 NONE 9 todo el equipo español: 1, un equipo pegajoso: 2, el equipo: 1, Un buen equipo visto: 2, el clásico equipo: 1, un buen equipo: 2
4 rival 0 100 NONE 3 un rival: 2, el rival: 1
5 Ansu Fati 0 30 PERSON 3 Ansu_Fati: 3
6 ganar 120 0 NONE 3 ganar: 3
7 gol 0 0 NONE 3 el gol: 2, un gol: 1
8 un 100 160 NONE 2 un central: 1, Un triste amistoso ibérico: 1
9 Luis Enrique 0 50 PERSON 2 Luis_Enrique: 2
10 interés 30 40 NONE 2 El interés: 2