Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – Jack Black 2006

Sea en la forma que sea, siempre es bueno reencontrarse con Rob, ese melómano atrapado en la tristeza de analizar una y mil veces su pasado cariñoso . «Nuevas generaciones sean identificadas con ese personaje», permite él/ella a las frustraciones sentimentales. Y hoy son múltiples las causas para volver a Alta fidelidad, porque si bien la noticia es que finalmente llega a Argentina la primera temporada de la serie -disponible desde hoy en StarzPlay- también se cumplen veinticinco años de la publicación del libro de Nick Hornby en el que se basa, y dos decenios dsde el estreno del legendaria film con John Cusack. Aunque fueran millones quienes a escondidas se animaban a discutir acaloradamente, nick Hornby, que hasta hace no mucho tiempo, el fanatismo desmedido no era un premio que quisiera colgarse nadie cuestiones que para el no comenzado, podían resultar ilógicas, está obsesionado con la figura del fanático. Hornby comprendía esa susceptibilidad porque él era una de esas criaturas, un acumulador de datos serial cruzado por su amor a la música .

Hace 25 años, el autor ha lanzado su novela más popular, Alta fidelidad, en la que el dueño de una disquería se hunde en el masoquista ejercicio de procesar una ruptura cariñosa recordando los vínculos que han hecho mella en su vida, en 1995. Rob transitaba el dolor armando listas del tipo «Top Five de canciones para arrancar bien un lunes», o «Top Five de temas para despedir a alguien que murió», hablándole al lector al rostro y transformandolo en el terapeuta de sus miserias. Porque a fin de cuentas, en mayor o menor medida todos somos Rob, y curábamos abandonos a fuerza de armar compilados en cassette.

Alta fidelidad pronto se convirtió en un fenómeno de culto, demostrando que el mundo estaba lleno de Robs que se interrogaban eso de «¿escucho pop porque estoy deprimido, o estoy deprimido porque escucho pop?». Hace 2 años, y ante el éxito de una novela que no pierde vigencia, una versión televisiva fue puesta en march, pero que prometía un cambio central en su propuesta.

En esta nueva adaptación, Zoë Kravitz personifica a Rob, la dueña de una disquería de Brooklyn cuya historia cuando su novio Mac acuerda ponerle punto final al noviazgo de ambos, empieza. Ella llora, le insiste con compartir al menos unos últimos minutos de aparente felicidad, pero él se rechaza y cierra la puerta del departamento dejando atrás un proyecto que no ha llegado a un final feliz. A mitad de sendero entre la angustia y la bronca, Rob pretende salir adelante de la única forma que conoce: escuchando música, armando compilados y asilandose en su local, donde trabaja al lado de Cherise y Simon , otros melómanos empedernidos. Y luces del pasado revelan sus propias grietas, mientras la protagonista pretende curar las lesiones de ese amor interrumpido.

Alta fidelidad es una obra masculina: los fantasmas que persiguen a Rob y su forma de percibir a las mujeres contesta a la sensibilidad de un personaje frágil, que tapa sus baches exclamando, con tonalidad quebrada y bajo la lluvia, que él no es la dificultad, que la dificultad siempre han sido ellas. Por ese causa, cuando él/ella Por esa causa, cuando se al frente, ha habido un un recelo inicial en fanáticos que, como el propio Rob, observan con malos ojos cualquier cambio en una formación clásica. ha revelado: «La serie televisiva iba a tener una mujer». al frente, ha habido un un recelo inicial en fanáticos que, como el propio Rob, observan con malos ojos cualquier cambio en una formación clásica. Pero en su llegada a la pantalla chica, Alta fidelidad propone un sendero similar al de la novela, aunque con ingredientes que enriquecen la trama.

La versión femenina de Rob es igual de neurótica y enamoradiza que su equivalente masculino, igual de desprolija en relación a sus sensaciones, pero sin prejuicio a la hora de experimentar el amor, entre otros muchos cambios que contestan no a un cambio de género, sino a una sensibilidad renovada que en algunos aspectos se parece, pero en otros se diferencia sustancialmente de la novela original. En un momento en el que abunda la corrección política en series que meten a presión elementos que pronto resultan forzados, Alta fidelidad naturaliza debates que otras ficciones ni se animan a plantear: como muestra la brillante conversación, allí está sobre si se tiene que condenar o no la música de Michael Jackson a la luz de las demandas y procedimientos judiciales por pedofilia que afrontó el músico .

Aunque ahora los compilados se hagan en Spotify, la aparición de Zoë Kravitz en el cosmos de Hornby, lejos de un aggiornamiento chato, es una alegre revitalización de una historia que no pierde actualidad, y no escuchando una y mil veces gastados vinilos.

«No habría una segunda temporada», comunicó Hulu A pesar del buen recibimiento que cuando se ha estrenado en febrero de este año, ha tenido la ficción,. Frente a esa triste noticia, Zoë Kravitz ha escrito en su Instagram: «Quiero agradecerle mucho a la familia de Alta fidelidad. Gracias por todo el corazón y el amor que le han puesto a esta serie. Ninguno de ustedes ha dejado asombrarme. Y gracias a todos los que nos observaron y nos respaldaron. Las rupturas son un asco». Muchos fanáticos y famosas como Reese Witherspoon han manifestado su pena ante la noticia, y «Los voy a extrañar un montón», ha escrito la actriz Tessa Thompson. Aprovechando ese mensaje, Zoë contestó con un posteo muy filoso: «Está todo bien. Total, Hulu tiene muchísimas otras series protagonizadas por mujeres de color, ¿no?».

Durante muchos años Kravitz ha trabajado en films grandes interpretando personajes chicos, y en films chicas interpretando papeles algo más grandes. Ha estado en X-Men: Primera generación, en la saga Divergente y en Mad Max: rabia en el sendero. «Como actriz uno hace films, algunas buenas y otras malas. Tienes que aprender a soltar. Pero con este proyecto realmente sentimos que pusimos sangre, transpiración, lágrimas y mucho de nuestro tiempo en ella y me hubiera roto, si no era buena. Ha sido una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida, pero valió la pena y si George me lo solicitara, lo haría de nuevo», ha contado la actriz en un largo reportaje de The New York Times sobre el cumplimiento de la ficción apocalíptica de George Miller, un rodaje que ha durado nueve meses y ha tenido considerables dificultades que han incluido tragedias climáticas y los conflictos de Tom Hardy y Charlize Theron con el director y entre ellos.Antes de la enigmática Selina Kyle -y su felino alter ego- que va a interpretar en la película de Matt Reeves, Kravitz ha sido la enigmática y opaca Bonnie, la profesora de yoga con más de un secreto bajo la manga en el mundo repleto de secretos de Big Little Lies, la serie que logró su primera nominación a los premios del sindicato de actores al lado de sus compañeras de reparto y grupo de actrices superpoderosas como Reese Witherspoon, Nicole Kidman y Shailene Woodley y Meryl Streep, de quienes la actriz de 31 años parece haber aprendido las lecciones suficientes para modificarse en la protagonista de la historia.

En épocas en los que muchos proyectos fallecen, pero a veces renacen en otras plataformas, el grupo de fanáticos que se ha creado a partir de esta nueva adaptación no pierde las esperanzas de un ocasional retorno de Alta fidelidad en otra señal de streaming. Mientras tanto, no queda más remedio que incluir a este título en el Top Five de «Series canceladas prematuramente que nunca dejaremos de extrañar».

Como ocurrió con el libro, el largometraje protagonizado por John Cusack y como podía, dirigido por Stephen Frears en 2000 fue bandera de una generación que navegaba en sus treinta y pico. Alta fidelidad ha sido uno de esos alegres ensayos en los que todo ha salido bien, y lo recordamos con un Top Five de ingredientes que han hecho de esa un film inolvidable.

1. El grupo de sonido: al momento de llevar la novela al cine, el desafío principal ha sido encontrar las canciones perfectas que enmarcasen el turbulento universo emocional del personaje. Y para eso se escogió un grupo de sonido perfecto, que al igual que los compilados de Rob, pasea por distintos climas a través de grupos como The Velvet Underground o The Thirteen Floor Elevators, en una combinación en el que sobresale «Always See Your Face» de Love, una de los grupos de rock más grandes de los 60.

Thomas Jacob Black,[1]​ más conocido como Jack Black, es un actor, músico, cómico y productor estadounidense.

2. Jack Black: el actor que ahí interpretaba a uno de los trabajadores de la disquería en la que transcurre la historia, era prácticamente un desconocido. Pero el histrionismo que despliega en el film, ese magnetismo animal y musical que culmina con una gran interpretación de «Let´s Get It On», es otro de los hallazgos de la película.

3. Demoliendo paredes: uno de los aspectos clave del libro era el que Rob le hablase directamente a sus lectores, una característica muy relevante que permite una empatía inmediata entre el protagonista y el público. La determinación de respetar esa estructura, y dejar que Cusack quebrara la cuarta pared a fuerza de brillantes monólogos y un gran carisma, es otro de los mayores aciertos del largometraje.

4. Al servicio de Hornby: desde el primero al último minuto, es evidente el interés de Stephen Frears por respetar la identidad de la obra original. Más allá de las diferencias superficiales , el director intentó mantener la esencia del libro, y esa tonalidad de agradable tristeza que respira la novela.

Fidelidad Los diez capítulos de Alta son encontrados disponibles a partir de hoy a través de Starzplay. La film Alta fidelidad está disponible en Claro Video e iTunes

Fuente: La Nacion espectaculos

Sentiment score: SLIGHTLY POSITIVE

Countries: Argentina

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Alta Fidelidad, la vigencia de una historia de corazones quebrados y canciones perfectas
>>>>>Zoë Kravitz, una actriz con padres famosos y protagonismo propio – September 08, 2020 (La Nacion espectaculos)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 fidelidad 270 0 NONE 10 fidelidad: 5, Alta fidelidad: 4, más popular Alta fidelidad: 1
2 Zoë Kravitz 120 45 PERSON 9 Ella (referent: Zoë_Kravitz): 1, Zoë_Kravitz: 2, Zoë: 1, (tacit) él/ella (referent: Zoë_Kravitz): 2, (tacit) él/ella (referent: Zoë): 1, Kravitz: 2
3 yo 0 120 NONE 8 me: 2, (tacit) yo: 6
4 nosotros/nosotras 80 0 NONE 8 (tacit) nosotros/nosotras: 5, nos: 3
5 Rob 40 0 PERSON 8 (tacit) él/ella (referent: Rob): 1, Rob: 6, el propio Rob: 1
6 serie 0 0 NONE 6 la serie: 4, la serie televisiva: 1, esta serie: 1
7 Nick Hornby 30 0 PERSON 5 él (referent: Hornby): 1, Nick_Hornby: 2, Hornby: 2
8 forma 0 0 NONE 5 la única forma: 2, su forma: 1, la forma: 2
9 series 0 25 NONE 4 series: 2, Series canceladas: 1, muchísimas otras series protagonizadas: 1
10 noticia 0 80 NONE 3 la noticia: 2, esa triste noticia: 1