Por: SentiLecto

Foto: Wikipedia – P6150385

«Cabin Fever» es un término de origen dudoso que comenzó a decirse a principios del siglo XX en Estados Unidos para caracterizar un tipo de estado mental ocasionado por meses de aislamiento, soledad y desgana, debidos a los largos e intensos inviernos que flagelaban las latitudes extremas.

Los colonizadores de los extensos y desolados lugares de EE.UU. y Canadá han experimentado percepciones parecidas que caracterizaron como «delirio de prado» o «delirio de montaña». Algunos oficios -particularmente los cosmonautas- también pueden llevar a ese estado.

Y que la expresión es coloquial, la fiebre de cabaña «es muy real», coinciden los especialistas, a pesar de que no es un diagnóstico categorizado por los profesionales de la salud mental.

Puede tener consecuencias serias para quienes la sufren y las personas de su medio.

A causa de las órdenes de distanciamiento social, aislamiento y confinamiento para pelear la actual pandemia de coronavirus, hay ahora más personas en el mundo en peligro de padecer algo parecido a fiebre de cabaña.

Es un estado mental que primero se caracterizó en relación a las personas que forzosamente vivían dentro de espacios angostos o lugares inhóspitos, remotos, aislados o monótonos.

El origen de la expresión en sí no se conoce, pero comenzó a usarse popularmente a principios del siglo XX, en relación al estado mental de las comunidades en el norte de Estados Unidos y Canadá que soportaban meses de encierro por los largos e intensos inviernos.

«Todas las condiciones psicológicas son construcciones sociales que crean una realidad porque un número sustancial de personas acuerdan en su validez y realidad», informó en una entrevista con BBC News Mundo el doctor Paul Rosenblatt, profesor emérito de Ciencia Social de la Familia de la Universidad de Minnesota, en EE.UU.

Johnny Rosenblatt Stadium es un estadio de béisbol colocado en Omaha, Nebraska, es sede anual del College World Series de la División I de la NCAA y casa de Omaha Royals que juega en la liga menor.

El doctor Rosenblatt ha realizado un estudio en los años 80 con habitantes de Minnesota -un estado rural de inviernos extremos- para conocer cómo relacionaban el concepto con sus experiencias.

Entre las descripciones más destacadas que ha escuchado inquietud desgana irritabilidad y necesidad son encontrados la percepción de descontenta en la casa, inquietud, desgana, irritabilidad y necesidad de quebrar la costumbre.

Para los profesionales de la salud, la fiebre de cabaña se asocia con términos como «claustrofobia» o «alteración afectiva estacional», informó Rosenblatt.

«En diálogos informales escuché sinónimos como ‘fiaca’ ‘subirse por las paredes’, ‘sentirse atrapado’ e «preocupación'». ‘fiaca’ es ‘aburrimiento’.

¿Que puede ocasionar este estado?

El detonante parece ser el asilamiento.

Si se está sólo, mucho puede depender de las condiciones de éste, como la escasez de la vivienda , el tipo de personas que te acompañan, una costumbre monótona o -inversamente- no tener una costumbre, la falta de incentivo, la situación geográfica y las inclemencias del tiempo.

En la investigación que ha conducido el Dr. Rosenblatt en Minnesota, aparte de los encierros por los largos inviernos, los escenarios más comunes que han encontrado han sido el estar confinados en casa con nenes pequeños, por enfermedad o ser responsable de alguien enfermo o minusválido.

Si las mismas personas tienen restricciones físicas que no les permiten moverse con facilidad, lo especialista agregó: » o residen en viviendas abarrotadas, estas pueden ser más propensas a la condición».

Ha expresado: «Sé de gente que vive en lugares demasiado riesgosos para salir de casa -por ejemplo, en áreas de guerra o en vecindarios de alta criminalidad- que también siente la fiebre de cabaña».

También hay personalidades que no se ajustan muy bien a las condiciones de aislamiento. «La gente que a diario tiene una vida físicamente activa y que está muy ocupada fuera de casa va a tener mayor impedimento ajustándose a vivir encerrada». Aunque las otras personas podrían desarrollar percepciones diferentes a los de la fuente, entre la gente que la padeció o la vio en otros no hay unanimidad sobre los síntomas precisos ni en qué orden surgen, la gente Entre la gente que la padeció o la en otros no hay unanimidad sobre los síntomas precisos ni en qué orden surgen, ha comentado Rosenblatt, que señala adicionalmente «en el sentido que aquella persona que está inquieta, irritable, deprimida, etc. va a afectar a los que la rodean «. vio: «La fiebre de cabaña también puede afectar a otras personas del medio». «en el sentido que aquella persona que está inquieta, irritable, deprimida, etc. va a afectar a los que la rodean, aunque las otras personas podrían desarrollar percepciones diferentes a los de la fuente». Los más comunes son una percepción de inquietud, de sentirse aprisionado, depresión, irritabilidad, soledad, impaciencia, desgana y frustración.

El profesor de Ciencia Social de la Familia ha señalado: «Algunas personas pueden caer en depresiones, pueden tomar determinaciones malas en cuanto al consumo de alcohol y drogas, o transformarse en amenazas para las personas con las que conviven».

Por otro lado, la desgana y la falta de incentivo pueden desgastar la mente.

Unas de las poblaciones más propensas a padecer la fiebre de cabaña es la de los presos en la prisión.

Hay varias sugerencias válidas: mantener contacto con otros , establecer una costumbre cotidiana pero también poder quebrar esa costumbre, planificar algo a futuro para cuando se pueda salir otra vez, escuchar música, consagrarse a un pasatiempo y encontrar proyectos especiales para realizar a corto plazo en casa, aunque no hay unanimidad sobre lo que puede resultar más efectivo para impedir padecer la fiebre de la cabaña.

La lectura, los juegos de sala, las artes manuales y explorar venas artísticas son otras ocupaciones que pueden mantener a las personas alegradas, productivas e imaginativas.

Igualmente, el ejercicio es vital.

La actividad regular física quema calorías y sirve para liberar la tensión acopiada por estar encerrado.

A BBC Mundo David Shrier, educador y empresario que dirige varios programas online para la Universidad de Oxford, en Reino Unido mencionó le: «Lo mejor sería salir a caminar».

“Si tienes un espacio para vivir relativamente grande [en el que] puedes moverte a diferentes habitaciones y mezclar un poco tu espacio, probablemente estés un poco mejor”.En vez de tratar esta experiencia como una vacación, mencionó Wright, aún tienes que levantarte y hacer todas las cosas que normalmente harías durante tu horario anterior. O tanto como puedas.

Si se puede hacer manteniendo una distancia prudente de otros. informa: «El caminar demostró rendir buenos beneficios cognitivos».

Pero, como en muchos lugares las salidas son prohibidas no elementales, se puede recurrir a los cursos y programas de ejercicio que se brindan online.

David Shrier también recomienda mantener la actividad social.

«Aún cuando no puedas observar a gente en persona, reuniones sociales pueden ser realizadas por videollamada, como cenas virtuales o participar en la hora de coctel virtual. Eso te ayuda a sentirte conectado con otros».

Se debe tener en cuenta que hay muchas familias que están lidiando con nenes que pueden fácilmente volverse inquietos.

Grupos de emprendedores crearon comunidades online para mantener a los chicos alegrados.

Shrier menciona: «Un amigo mío planeó una hora de narraciones con otros papás de familia, en la que uno de ellos supervisa a un grupo de nenes que toman turnos leyendo durante unos 90 minutos».

«Eso ayuda a los otros papás a tener un poco de tiempo libre para
ellos».

El mundo virtual tiene innumerables formas de mantenernos comunicados y con fácil acceso a juegos, videos, films, televisión, noticias y otros tipos de contenido.

No tiene que olvidar que muchos de nosotros estamos trabajando desde casa. Eso puede representar un sinnúmero de extenuante videoconferencia, señala David Shrier.

«Eso lo aumenta el suceso que no nos tomamos las pausas frecuentes del mundo real, como cuando uno es desplazado físicamente a otro lugar para una reunión o tiene un almuerzo de negocios, momentos que nos dan un respiro».

«El mantener los patrones de alimentación y una dieta sana es elemental», indican Otros especialistas. Estar recluido en casa puede favorecer el consumo en exceso de bebidas y comidas endulzadas, o de comida chatarra a casa.

En caso de necesitarlos, muchos proveedores de asistencia para la salud mental pueden prestar servicios a distancia por teléfono, Skype, Zoom u otras plataformas, y hay varios servicios de emergencia disponibles.

Fuente: BBC

Sentiment score: NEUTRAL

Countries: United States, United Kingdom

La historia de esta noticia a partir de noticias previas:
>Coronavirus: qué es la «fiebre de cabaña» que puede ocasionar el confinamiento y cómo pelearla
>>>>>¿Tengo “fiebre de cabaña”? ¿Qué es, y cómo “curarla”? – March 19, 2020 (CNN en español)

Entidades mas mencionadas en la noticia:

Id Entity Positive Negative Named-Entity Total occurrences Occurrences (appearances)
1 8 0 NONE 10 te: 4, (tacit) tú: 6
2 personas 130 172 NONE 7 las personas: 2, las personas entretenidas productivas y creativas: 1, las otras personas: 1, las mismas personas: 1, Algunas personas: 1, más personas: 1
3 gente 40 140 NONE 6 gente: 3, la gente: 1, La gente: 2
4 Johnny Rosenblatt Stadium 0 0 PERSON 6 El doctor Rosenblatt: 1, Johnny_Rosenblatt_Stadium: 1, Rosenblatt: 3, (tacit) él/ella (referent: El doctor Rosenblatt): 1
5 eso 50 70 NONE 4 Eso: 4
6 niños 70 50 NONE 4 niños pequeños: 1, niños: 3
7 inviernos 75 0 NONE 4 los largos e intensos inviernos: 3, los largos inviernos: 1
8 David Shrier 0 0 PERSON 4 lo (referent: David_Shrier): 1, Shrier: 1, David_Shrier: 2
9 estado 0 0 NONE 4 ese estado: 1, un estado mental: 2, este estado: 1
10 la fiebre de cabaña 0 0 NONE 4 la fiebre de cabaña: 4