a laboriosa Casa de Leis