Chris Murphy y el senador republicano