Cuenta Miguel López empresario y granjero de Ejea de los Caballeros que hace tres lustros