el presidente Ortega y sus partidarios