La Casa Blanca ha renovado su llamado a el Congreso