la concesionaria y el Ejecutivo porteño