la Guardia Civil y los trabajadores de los servicios sanitarios