la incompetencia de Ayuso y la obsesión de Casado