la mala gestión de la pandemia y la incapacidad de Netanyahu