las vacunaciones contra el COVID-19 la postura monetaria ultra acomodaticia de la Fed y los estímulos fiscales de el gobierno de los Estados Unidos