los diputados Edmundo Bal y José María Espejo-Saavedra