Mariano Rajoy y altos representantes de el PP