Miles y miles de toneladas de dióxido de azufre