Pero el disgusto de Buffett