Pero la genialidad de Simon