y la abulia de Rodri